2018: Un mal año para los compradores de viviendas

Foto: Pexels

El mercado inmobiliario de los Estados Unidos no ofreció buenas oportunidades para los compradores de su primera vivienda en los meses más recientes. Afuera se consiguen pocas casas y aquellas disponibles, la mayoría de las veces, superan el presupuesto de los jóvenes profesionales, las familias recién formadas e incluso, de muchos en la meseta de su vida que buscaban convertirse en propietarios. No en vano, los analistas comienzan a catalogar a este como mal año para los compradores estadounidenses.

En el precio de las viviendas se incrementó 12,9% en Las Vegas, pero también ocurrió lo propio en San Francisco (11,2%), Denver (8,1%) y Boston (8%), de acuerdo con las estimaciones de la empresa Core Logic. Estas fueron las cuatro ciudades estadounidenses que más vieron avanzar sus precios entre octubre 2017 y octubre 2018.

Al panorama también se sumó un estancamiento en la construcción de nuevos desarrollos habitacionales. El déficit de viviendas se calculó entre 1 y 2 millones de viviendas, lo que desembocó en una clara tendencia de mayor demanda que oferta.

A esto también se le sumó que el pago de una hipoteca se hizo más difícil, en especial para las personas pertenecientes a las clases más bajas e incluso, las medias. Esto ocurrió debido a que la Reserva Federal decidió mantener una política de aumento de las tasas de interés como una medida para frenar la inflación interna en los Estados Unidos.