Amazon abrirá nuevas oficinas centrales en Nueva York y Virginia

Foto: Flickr / Jlwelsh

Las localidades de Long Island City (Nueva York) y Cristal City (Virginia) en los Estados Unidos resultaron vencedoras en el largo proceso de competencia en toda Norteamérica, para albergar las nuevas oficinas del gigante tecnológico de Amazon que invertirá 5.000 millones de dólares en esta expansión. La compañía se decantó por estas localidades por las ventajas ofrecidas en impuestos y subsidios.

Amazon mantendrá a Seattle (Washington) como la sede central de la empresa y es allí, donde contará con 40.000 empleados. En esta nueva red de dos oficinas más, la compañía espera mantener a 25.000 empleados en cada una y atraer, sobre todo, a un perfil de especialistas tecnológicos que siga la alimentación de su caja de patentes e innovaciones en los ámbitos financieros y de ciberseguridad. La contratación de estos nuevos empleados comenzará el próximo año.

“Estamos entusiasmados de construir las nuevas sedes en la ciudad de Nueva York y el norte de Virginia. Estas dos ubicaciones nos permitirán atraer talento de clase mundial, que nos ayudará a seguir inventando para los clientes durante los próximos años. El equipo hizo un gran trabajo al seleccionar estos sitios y esperamos convertirnos en una parte aún más grande de estas comunidades”, aseguró Jeff Bezos, fundador y presidente ejecutivo de Amazon, en su comunicado público.

Long Island City es una localidad perteneciente al distrito de Queens en Nueva York que tuvo un crecimiento importante en los cinco años más recientes. Se trata de una vieja zona de manufactura, que cuenta con grandes almacenes que, en los días más recientes, fueron comprados para la construcción de lujosos edificios de departamentos.

Mientras que Crystal City es una localidad repleta de rascacielos en el norte de Virginia, en especial de oficinas gubernamentales, que tuvo su esplendor en la década de los ochenta. Esta ciudad busca reinventarse ahora con la llegada de Amazon, tras la partida de muchas de esas oficinas estatales.

No todos, sin embargo, vieron la llegada de Amazon a estas plazas como una buena señal. En Long Island City se desarrollaron protestas tras conocerse el anuncio, por los 1.525 millones de dólares que recibirá como subsidio Amazon y también porque los habitantes locales temen que el valor de las viviendas se dispare debido a la llegada de la empresa.