Amazon desata una guerra de ciudades para conseguir una segunda casa

La nueva casa matriz albergará a un grupo de 40.000 trabajadores del gigante electrónico / Foto: Amazon

Seattle es la casa matriz de Amazon, pero pronto habrá otra ciudad que será conocida como el segundo hogar del gigante del comercio electrónico. Amazon llamó a las ciudades estadounidenses e incluso a las canadienses, a presentar su oferta diferenciadora para convertirse en la segunda sede de la empresa que espera albergar 33 edificios, 24 cafés, otros 8 locales comerciales y cerca de 40.000 trabajadores en su próximo centro de operaciones.

El anuncio oficial de búsqueda de Amazon habla de una ciudad con área metropolitana con más de un millón de habitantes, con una población diversa y buenas escuelas. Su apuesta es que el proceso de selección sea público y abierto para recibir propuestas desde distintos puntos de Norteamérica, pero lo cierto es que la presencia de una fuerza de trabajadores con alta certificación tecnológica y una atractiva rebaja de impuestos pueden ser los dos elementos claves para escoger a la ciudad donde se instalará el nuevo “Amazon HQ2”, como fue bautizada la mega inversión en bienes raíces.

“Esto es un mega proyecto y nosotros ya iniciamos las conversaciones con nuestros aliados de desarrollo económico a nivel estatal y regional para que presenten a Denver como la mejor posibilidad” aseguró el alcalde de Denver, Michael Hancock, al medio The Denver Channel después que se conoció el anuncio del gigante del comercio electrónico.

Denver apenas es una de las localidades que comienza a formar su propuesta para Amazon. Otras de las ciudades que también quieren participar en la carrera son Boston, Atlanta, Portland, Austin, San Diego, San José, Pittsburgh y el propio Washington DC. Todas estas opciones poseen un elemento clave para el gigante del comercio electrónico: un cúmulo amplio de ingenieros en sistemas, programadores y especialistas en ciberseguridad que son pieza fundamental para las operaciones de la empresa.

La inversión de Amazon será de 3.700 millones de dólares para la construcción del recinto y su adecuación como centro de operaciones, mientras que otros 1.400 millones de dólares se destinarán a la instalación de utilidades y el mantenimiento de la estructura. La dimensión de la inversión resonó incluso en Canadá y ya el alcalde de Toronto declaró que prepararán una oferta para atraer a sus tierras al gigante tecnológico.

La convocatoria abierta de Amazon es un nuevo precedente para las inversiones en el mercado inmobiliario, aunque se sabe que otras compañías tecnológicas también negocian con los alcaldes y los consejos legislativos algunos beneficios de impuestos antes de seleccionar una nueva ciudad para sus oficinas. LinkedIn, por ejemplo, acaba de anunciar que Detroit fue su opción para las primeras oficinas que abre en los últimos 10 años.

La inversión inicial de Amazon será de 3.700 millones de dólares solo en infraestructura / Foto: Amazon