Banca española busca desprenderse de un pool de activos inmobiliarios

Foto: Actiu

La banca española redujo prácticamente a la mitad sus activos problemáticos en los cuatro años más recientes, pero ahora intenta desprenderse de miles de inmuebles en tiempo récord para contentar al supervisor y a los inversores.

El Banco de España advirtió que el volumen de activos deteriorados sigue siendo elevado, ya que los adjudicados rondan los 58.000 millones y los préstamos dudosos, casi 100.000 millones, algo que inquieta al Banco Central Europeo (BCE) y penaliza al sector en bolsa.

En concreto, los activos problemáticos de la banca española sumaban 152.000 millones de euros a finales de 2017, un volumen muy elevado pero 46% inferior que los 280.000 millones de euros que contaba el sector para diciembre de 2013.

Estos activos en balance, además, tienen un coste para las entidades, porque impiden que se destinen recursos a otras actividades más propias de la banca que generarían mayores retornos, lo que agrava los problemas de rentabilidad del sector especialmente en un momento de tipos de interés muy bajos.

La preocupación de los reguladores y los supervisores por este aspecto no es nueva, según recuerdan desde Funcas. Sin embargo, fue a mediados de 2017 cuando se presionó a los bancos para que den salida rápida a los activos improductivos.

Sabadell prevé disminuir sus activos improductivos en 2.000 millones al año hasta el 2020 aunque, dependiendo del apetito inversor y de los acuerdos con el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), esta cifra podría elevarse significativamente en 2018.

Bankia, por su parte, tiene previsto en su plan estratégico 2018-2020 la venta de 2.900 millones anuales de activos problemáticos, a pesar de que la entidad se libró de buena parte de su lastre inmobiliario con la creación de Sareb, el banco malo.

La puesta en el mercado de este importante volumen de activos no se limita únicamente a las grandes entidades sino que otras de menor tamaño como Ibercaja o Liberbank también planean soltar lastre.

EFE / Madrid