Berlín implementa la segunda fase del control de alquileres

Foto: YouTube

Esta semana entró en vigencia la segunda fase de la controvertida ley del gobierno de Berlín que congela los alquileres de viviendas durante cinco años. La legislación establece un tope al precio de la vivienda de 9,80 euros por metro cuadrado e implica una revisión a la baja de los alquileres para unos 340.000 hogares en la capital de Alemania.

Desde el 23 de febrero, los alquileres de alrededor de 1,5 millones de viviendas quedaron congelados a los precios de junio del año pasado y a partir de 2022 podrán subir solo un 1,3% anual.

En caso de un nuevo alquiler, el propietario de la vivienda tendrá que orientarse en el tope establecido por ley y el alquiler pagado por el anterior inquilino.

Los inquilinos tienen ahora también el derecho a exigir una rebaja del alquiler en contratos existentes, si el arrendamiento supera en 20% el tope establecido, que depende principalmente del año de construcción del inmueble, pero también de su equipamiento y ubicación.

Para el presidente de la asociación de propietarios de viviendas Haus & Grund, Kai Warnecke, se trata de una medida que se traducirá en un descenso en la oferta de viviendas en alquiler y también de un freno para las inversiones inmobiliarias.

“Eso quiere decir que el parque de viviendas empeorará, al menos hasta que haya una decisión por parte del Tribunal Constitucional, y si este considera que la ley es conforme a la Constitución, entonces incluso más allá”, apuntó Warnecke, en sus declaraciones a la radiotelevisión regional RBB.

EFE/ Berlín

Comments are closed.