Berlineses esperan por el fallo definitivo sobre los alquileres

Foto: Visit Berlín

Cientos de miles de berlineses que viven alquilados se benefician desde este año del tope regional a los arriendos, aunque este alivio tras una década de fuertes subidas está en el aire, pendiente de lo que decida el Tribunal Constitucional de Alemania.

El Gobierno de la ciudad-estado de Berlín, que puso en marcha la segunda fase del “Mietendeckel” o tope del alquiler el pasado 23 de noviembre, aconseja ahora a los beneficiarios guardar lo ahorrado hasta que la Justicia emita su sentencia.

La decisión del Tribunal Constitucional, previsiblemente para el segundo trimestre de 2021, se aguarda con expectación en Berlín, donde 85% de los vecinos es arrendatario y, según un estudio de la consultora Empírica, los precios casi se doblaron entre 2009 y 2019, hasta los 9,87 euros el metro cuadrado de media, gastos aparte, en los pisos de menor tamaño.

El tope al alquiler, propuesto por el tripartito de izquierdas en el Gobierno y aprobada por el parlamento berlinés en enero de este 2020, congela cinco años los arrendamientos y establece un tope de 9,80 euros por metro cuadrado.

El 23 de febrero de este año los alquileres de 1,5 millones de viviendas quedaron congelados al nivel de junio de 2019 (quedan exentas las construidas desde 2014) y ahora, con la segunda fase, los inquilinos tienen el derecho a exigir una rebaja si el arrendamiento supera en un 20% el tope establecido.

EFE / Berlín