Nueva sede del BID en Argentina estará en una villa

Foto: Banco Interamericano de Desarrollo (BID)

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) tendrá su sede para el Cono Sur en una villa marginal de Buenos Aires. Específicamente en la villa 31 de la ciudad porteña y la meta final es actuar como puente entre ese asentamiento precario y el barrio de Recoleta, uno de los más cotizados de la capital argentina, para lograr una integración.

“Las comunidades de América Latina son la esencia de cualquier construcción de ciudadanía, pero, como lo vemos en Buenos Aires, muchas de nuestras ciudades crecieron una parte de ellas a espaldas de la otra”, señaló el presidente del BID, Luis Alberto Moreno, en un acto celebrado en la sede del Gobierno porteño.

El edificio del banco multilateral, cuya construcción se espera que arranque en enero de 2019 y culmine dos años después, estará ubicado sobre esas vías y funcionará como un puente entre la villa y el resto de la ciudad, y sobre su techo habrá un parque por el que se podrá pasear y cruzar de un lado al otro.

Este diseño, que fue ideado por el arquitecto chileno Alejandro Aravena, simboliza la integración y la inclusión social del barrio en la capital argentina que busca lograr el BID.

“Había una pregunta dual: ¿cómo lograr un edificio funcional al BID que integrara el plan para la villa?”, señaló Aravena durante la presentación, en la que también participaron el alcalde de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, y el ministro de Hacienda y Finanzas argentino, Nicolás Dujovne.

Al concebir esta nueva sede había una agenda triple: integrar a la ciudad mediante la eliminación de barreras, como ese “río de trenes” que hay entre ambos barrios, incrementar el acceso a los servicios básicos de los vecinos y reducir el déficit de espacio público, ya que en la villa hay menos de un metro cuadrado por cada uno de los casi 50.000 habitantes.

“Para la gente del barrio, la ciudad es una fuente de oportunidades. El objetivo era poder entender que, para la ciudad, el barrio también es una fuente de oportunidades”, aseguró Aravena.

Esta sede será la más grande del BID en Latinoamérica y la segunda en todo el mundo, solo por detrás de la central en Washington, e incorpora nuevas tecnologías para hacerlo completamente sostenible. En su interior, trabajarán 180 empleados del BID y BID Invest, el área que se centra en operaciones con el sector privado.

EFE / Buenos Aires