China continúa pendiente del mercado inmobiliario

La economía china se encuentra en un dilema, están pendiente del mercado inmobiliario, a pesar que los municipios están tratando de enfriar la inversión y podrían conseguirlo con restricciones concretas, el crecimiento económico del país sigue dependiendo de ese sector.

Hasta el momento más de 20 ciudades han delegado restricciones desde  septiembre debido a la subida del mercado de bienes raíces, las encuestas de precios empezaron a mostrar recuperación a finales del pasado año y acelerar de forma exagerada en el 2016 registrando un aumento de 9.2%, aseguró el portal Cinco Días.

En el mes de agosto la ciudad de Shenzhen registró un aumento del 37%, en abril fue del 62%, siendo la primera localidad en tomar cartas en el asunto para enfriar el mercado inmobiliario.

Seguidamente las principales ciudades del país están tratando de frenar la creación de una burbuja inmobiliaria a través de medidas que van desde las subidas de los pagos mínimos iniciales hasta las restricciones al crédito.

En Pekin las ventas de viviendas se redujeron a la mitad en la primera semana de octubre, se firmaron un total de 216 contratos, frente al mismo periodo del año pasado, cuando ascendieron a 442, informó la cadena de televisión oficial CCTV.

A finales de septiembre y a principio de octubre, un total de 21 grandes ciudades chinas han revisado algunas normas internas para enfriar el mercado, como lo son Pekín, Shanghái, Cantón y Shenzhen. La última en sumarse fueron Shanghái, Chengdu y Nanchang, donde se elevaron los pagos de las entradas, se incrementaron las tierras destinadas a las viviendas de protección oficial y se endurecieron los requisitos para la concesión de hipotecas.

El mercado inmobiliario chino lleva aproximadamente un año encadenando a fuertes subidas mes a mes, especialmente notorias en las grandes urbes. A través de la Oficina Nacional de Estadísticas se dio a conocer datos de la evolución del precio de la vivienda en las 70 mayores ciudades chinas que, en agosto, reflejaron que 62 de esas 70 urbes registraron aumentos interanuales de los precios de las residencias nuevas.