Ciudades que les pagan a los ciudadanos por usar la bicicleta como medio de transporte

La bici podría convertirse en una especie de salvavidas para la capa de ozono; por tal razón la idea de hacerla una vía para contrarrestar los efectos de la contaminación ambiental, toma fuerza en algunas ciudades, donde incluso les pagan a sus habitantes por usarla.

Ese medio de transporte también tiene la posibilidad de solventar ciertos problemas urbanos, como la congestión vial, y contribuir a lograr mejores estándares de vida.

En Europa toma fuerza la propuesta ecológica. En ciudades españolas como Madrid, Barcelona y Bilbao, promueven el uso de las bicicletas a través de charlas educativas, donde no solo se explica la importancia de su uso, además se imparten conferencias de orientación vial.

Suramérica no se queda detrás. En Colombia, una aplicación privada como Bilko, entrega descuentos para compras o beneficios sociales, en dependencia del kilometraje del ciclista.

Más efectivo es el método aplicado en 4 ciudades, donde se decidió pagarle a los ciudadanos, amantes de los pedales.

Bruselas, Bélgica en el número 1

En la capital belga se estima que el 8% de las personas se desplazan en bicicleta. Empresas y organismos públicos pagan hasta 0.22 euros por cada kilómetro. Hasta 15 kilómetros diarios. Además los usuarios quedan libres de impuestos vinculados al transporte. Desde 2009 se aplica la variante.

Massarosa, Italia 

En esa región italiana de 23 mil habitantes se “cotiza” cada kilómetro en 25 centavos de euros. La cuota máxima por cada 24 horas son 6 euros; 50 euros al mes por pedalista. Los interesados deben descargar una aplicación vía Smartphone para registrar la distancia recorrida hacia el trabajo u otros tramos del transporte público.

París, Francia

Hace apenas dos años, la Agencia del Medio Ambiente y Control de la Energía francesa implementó el llamado “sueldo extra” de 25 céntimos de euro por kilómetros de pedaleo. Diariamente se puede “consumir” hasta una docena kilómetros, y un valor máximo de 40 euros a los trabajadores que vayan a sus oficinas en bicicleta.

Para certificar la efectividad de la iniciativa, en la segunda mitad del año 2014, se aplicó la estrategia en 18 firmas francesas. El resultado fue favorable: creció del 2% al 3,6% el uso de la bici entre los trabajadores de París.

Sao Paulo, Brasil

La Cámara Legislativa de la ciudad de São Paulo no titubeó en dar el sí a un proyecto ley, que en caso de ser aprobado finalmente ofrecería una “beca” de 50 reales a los ciudadanos que pedaleen al trabajo por lo menos tres veces por semana; aunque el dinero solo serviría para financiar la reparación y el costo de las bicicletas. Hasta finales del presente mes no se conocerá la posible promulgación del proyecto.

Las bicicletas forman parte del paisaje de muchas de las ciudades más famosas del mundo. Paseos seguros y cuidado medioambiental.

Según las últimas estadísticas un 75% de los 750.000 habitantes de Ámsterdam tiene una bicicleta y un 50% la usa a diario. Entre sus méritos destaca una infraestructura dedicada a la facilitación del uso de la bicicleta (el 90% de la ciudad cuenta con “bicisendas”), el diseño de zonas 30km/h y una voluntad política que trabaja en impulsar este transporte sostenible.