Compradores hispanos revitalizan el mercado inmobiliario del país

hispaLos hispanos lideran la compra de viviendas en el país, con un incremento del 59 % entre 2000 y 2013, según datos del banco hipotecario Freddie Mac, que aseguró que esta población seguirá consolidándose como propietaria.

 

“Hoy día los latinos ya somos el consumidor principal, nos tienen que dejar de ver como un nicho del mercado. Cualquier empresa hipotecaria, de cierre, de seguros que quiera estar en el negocio, tiene que mirar al latino como el consumidor principal”, aseguró hoy a Efe Gerardo Ascencio, expresidente de la Asociación Nacional de Profesionales Hispanos en Bienes Raíces (NAHREP) .

 

Ascencio explicó que los resultados del reporte de Freddie Mac tienen que ver con muchos factores, entre ellos el crecimiento de la población, la capacidad de compra del hispano, que “ya va llegando al 1,5 billones de dólares”, y también al flujo migratorio al país y dentro del mismo.

 

“Somos una comunidad muy móvil. Los latinos no tenemos miedo a dejar nuestro ciudad o estado para irnos otro estado, otra costa en búsqueda de mejores oportunidades de empleo, educación y vivienda”, señaló Ascencio.

 

De 4,2 millones de viviendas compradas en 2000 en Estados Unidos, los hispanos pasaron a 6,8 millones en 2013, mientras que el crecimiento en general fue de 69,2 millones propiedades a 74,7 millones, reportó el gigante hipotecario.

 

unSegún NAHREP, este reporte “confirmó que entre más tiempo llevan los inmigrantes en el país y más fuerte es su situación financiera, este grupo demográfico compra más casas”.

 

El reporte de Freddie Mac cifró en el 47 % el crecimiento de la propiedad de vivienda atribuida a este grupo demográfico, eso es 2,6 millones de propietarios entre 2000 y 2013.

 

Christina Díaz-Malone, vicepresidenta de Vivienda y Relaciones Comunitarias de Freddie Mac, aseveró que para las familias hispanas, la propiedad de vivienda es además motivo de “orgullo, libertad y seguridad”.

 

Ascencio además explicó que aunque los hispanos fueron unos de los más afectados, “si no los más afectados”, por la crisis inmobiliaria de 2007-2009, también se beneficiaron de ella.

 

“Mientras una familia lamentablemente perdía su casa, otra por primera vez tenía la oportunidad a su alcance, por precio y por interés hipotecario”, aseguró.

 

La organización latina calculó que una adición de sólo 3 millones de inmigrantes como propietarios genera 500.000 millones de dólares en transacciones de bienes raíces, y de paso impulsa la economía y ayuda a la recuperación tras la crisis inmobiliaria.

 

Brickell,Miami

Brickell,Miami

Para los latinos, ser propietarios significa una buena inversión financiera y un buen lugar para criar una familia y establecerse en una comunidad, aseguró Díaz-Malone.

 

Datos de la Autoridad de Desarrollo de Miami muestran, por ejemplo, que el 90 % de los compradores de apartamentos en el centro urbano de esta ciudad de Florida son extranjeros, y entre ellos el 70 % son latinoamericanos.

 

Históricamente, los hispanos han comprado en Florida, California, Nueva York, Texas, Illinois y Nueva Jersey, pero ahora compran en todas partes del país, aseguró el banco hipotecario.

 

Explicó que entre 2000 y 2011 se registró crecimiento en Alabama, Carolina del Sur, Kentucky, Dakota del Sur Arkansas, Carolina del Norte Misisipi, Maryland y Georgia.

 

Por otro lado, de un crecimiento total previsto de 12 millones de propietarios entre 2015 y 2025, el 40 por ciento estará en manos de latinos (4,8 millones), indicó Freddie Mac, basado datos del Centro de Harvard para Estudios de Vivienda y la Oficina del Censo de Estados Unidos.

 

“Con un crecimiento demográfico que se espera que duplique a alrededor de 128 millones para 2060, los hispanos están listos para liderar la demanda de vivienda en los próximos años”, aseguró Díaz-Malone.

 

La experta hipotecaria, sin embargo, recomienda a los latinos mejorar en aspectos como educación financiera y recurrir a consejeros antes de adquirir una propiedad, al igual que solicitar asistencia sobre la cuota inicial y los gastos de compra.

 

NAHREP aseguró que esta reducción de la brecha entre la población inmigrante y la nativa durante la crisis de la vivienda, junto con los 18,8 millones de inquilinos inmigrantes, representa una población “formidable como potenciales dueños de vivienda”.