Construcción mexicana se desplomó en 21 estados

La paralización de obras públicas fue lo que más afectó al estado de Oaxaca / Foto: OaxacaHoy

La caída en las inversiones petroleras y la incertidumbre sobre las relaciones con los Estados Unidos fueron dos de las causas que paralizaron los nuevos proyectos de construcción en México. Las cifras entre enero y noviembre de 2017 muestran una caída en términos reales, en 21 de los 32 estados del país norteamericano, de acuerdo a las estadísticas del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Oaxaca resultó el estado más afectado por la desinversión en el sector. La caída fue 47,1% en comparación con el mismo período del año 2016. Allí, el principal factor que desestimuló a las empresas constructoras fue la suspensión de un conjunto de obras públicas que se paralizaron debido a la baja en el precio del barril de petróleo.

Las siguientes posiciones con las caídas más pronunciadas en construcción fueron los estados de Guerrero y Campeche, que tuvieron descensos de 40,2% y 39,5% respectivamente. Más atrás le siguieron los estados de Puebla, Hidalgo, Tlaxcala, Quintana Roo, Sinaloa, Veracruz, Tabasco, Michoacán, Chiapas, Tamaulipas, Chihuahua, Durando, Aguascalientes, Yucatán, San Luis Potosí, Baja California, Nuevo Léon y Querétaro.

El recorte protagonizado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (Shcp) fue una de las variables claves para explicar el descenso en la actividad de las constructoras en buena parte de México. En otros estados, en cambio, la paralización de proyectos residenciales o de oficinas que ya estaban en marcha estuvo vinculada con el factor de las elecciones presidenciales por venir en este 2018 y que ponen en el congelador sobre cómo serán las relaciones comerciales con su principal socio: los Estados Unidos.