Cuatro predicciones acerca del mercado inmobiliario en 2016

HOUSINGEl mercado de los bienes raíces en los EEUU parece pisar tierra firme otra vez, transcurridos más de siete años de una de las peores crisis de su historia. A pesar de algunos contratiempos, el 2016 parece ser un año en el que proseguirá el impulso vivido en 2015.

Al contrario de lo que el consumidor promedio cree, el próximo año podría ser mejor de lo esperado. De hecho, en octubre, el índice de confianza del constructor (de la Asociación de Constructores de Viviendas de EEUU) alcanzó un máximo en los últimos 10 años.

Las predicciones indican que los millennials comprarán más propiedades y, mientras tanto, aumentarán los llamados “compradores boomerang” —aquellos que perdieron sus hogares durante la crisis hipotecaria y ahora regresan en capacidad para afrontar un mortgage decente y un hogar a precio razonable.

Millennials: llega la hora de comprar

El tema ha estado en debate durante mucho tiempo, pero el consenso entre los expertos parece indicar que los millennials podrían impulsar el sector de los bienes raíces. Aquellos que nacieron hace 30 años —o menos— se están percatando de su real alcance financiero y se adentran, además, en la “edad de comprador pico”.

Según las estimaciones de la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios (NAR, por sus siglas en inglés), los representantes de la generación del milenio son la mayor población de compradores por segundo año consecutivo. Hoy uno de cada tres compradores es un millennial, así que tiene sentido pensar que su entrada al mercado de la vivienda le dé un impulso significativo al sector.

A la vez, es obvio que los millennials son más cautos a la hora de hacer grandes inversiones —como es el caso de adquirir una casa— pues vivieron muy intensamente la crisis de hace una década.

Dólares estadounidenses.Los compradores boomerang también vuelven

Pero los millennials no son la única baza para el sector inmobiliario para 2016.

Se estima que unos siete millones de estadounidenses perdieron sus hogares por ejecuciones hipotecarias durante la última crisis. Pero, según la NAR, cerca de 950.000 de esos propietarios que perdieron sus casas están en condiciones de comprar otra vez, luego de recuperarse y mostrar un crédito que los hace elegibles para una hipoteca sin riesgos.

Las estimaciones van más alla: durante los próximos cinco años se incorporarán de manera activa al mercado de la vivienda cerca de 1,5 millones de de propietarios actualmente en dificultades. El efecto boomerang podría constituir un impulso no desdeñable para el sector inmobiliario.

Todo indica que las heridas de la más reciente recesión empiezan a sanar. Por un lado las ventas de casas en dificultades descienden y, en cambio, aumentan los precios inmobiliarios en varias regiones de los EEUU.

Mayor facilidad de préstamo

El sector hipotecario ha vivido cambios significativos en un corto período de tiempo. En 2015 la Administración Federal de la Vivienda (FHA) redujo las primas de seguro de 1,35% a 0,85%. Podría parecer poco, pero incluye la pretensión de ahorro de 900 dólares anuales para propietarios promedio en primas de seguro. El mercado de la vivienda podría beneficiarse de este movimiento en 2016.

En adición, Fannie Mae desea hacer más fáciles los préstamos para prestatarios calificados. Estamos lejos de los tiempos de la crisis anterior, y en el ambiente se perciben mejoras. El gigante hipotecario abre sus puertas a más prestatarios, y esa es otra buena nueva para el real estate en el año entrante.

Pero quizás sea más importante la implementación del programa HomeReady, que tendrá en cuenta los ingresos de otras personas que planean vivir en la casa, pero sin incluirlos como prestatarios, a diferencia de antes.

De esa forma, si usted vive con alguien que represente, al menos, el 30% del ingreso familiar, Fannie Mae contará esos ingresos como parte del criterio de calificación para un préstamo. Este programa será muy atractivo para los millennials que deciden comprar una casa y podrían tener ayuda financiera de sus padres.

Los constructores vuelven a confiar en el mercado

El más reciente índice de confianza de los constructores de viviendas bajó tres puntos en relación con los datos de octubre pasado (récord de los últimos diez años). Aún así, las ventas de unidades unifamiliares aumentan en el último trimestre de 2013 y los niveles de inventario están es su punto más alto del último lustro.

Con el crecimiento del número de viviendas en el mercado, es previsible que la apreciación de las propiedades se frene y, a la vez, más personas serían capaces de comprar, a precios más asequibles.