Cubanos regresan del exterior para dinamizar el mercado inmobiliario

Foto: Booking.com

Cubanos que regresan a vivir a la isla después de largas estancias en Europa o los Estados Unidos, cubanos con familiares en el extranjero y parejas de cubanos residentes son los tres perfiles que ahora dinamizan el mercado inmobiliario en La Habana. En su mayoría, se trata de personas que cuentan con los recursos económicos para invertir en nuevos negocios y que buscan hacerse, a la vez, de un nuevo lugar para vivir.

Después de que el Gobierno cubano decidió cambiar la legislación de las viviendas para permitir la compraventa entre cubanos residentes en el año 2011 y que comenzó a verse una nueva ola de visitantes internacionales con el acuerdo firmado por el presidente estadounidense Barack Obama, las bienes raíces en la isla viven un nuevo capítulo. Aunque eso camina a la par de un déficit habitacional que ya alcanza casi al millón de unidades.

Un pequeño departamento en las afueras de La Habana se cotiza en precios cercanos a los 5.000 dólares, mientras que otras propiedades en zonas residenciales como Miramar, Kholy y El Vedado pueden llegar a venderse por un valor de 1.000.000 dólares. La amplia diferencia de precios pasa por el estado vetusto de los inmuebles y en especial, por las posibilidades de que la propiedad también pueda habilitarse para un nuevo negocio como un restaurante, un local de servicios o incluso, un hospedaje para recibir a extranjeros.

Quienes más sufren por los nuevos altos precios de los inmuebles son los cubanos que no cuentan con fondos en moneda extranjera y que ahora se enfrentan a cotizaciones con valores impulsados por los recién llegados a la isla.