Ejecutivos se anotan en la tendencia de compartir casas de lujo

Foto: Cohabs

Compartir la casa ya no es solo cuestión de jóvenes. En Bruselas acaba de abrirse la primera casa de lujo para ejecutivos y otros perfiles de gerentes con sólidas finanzas que huyen de la soledad, un fenómeno que aspira a convertirse en una tendencia en las grandes urbes mundiales.

Tim baja las escaleras de madera en dirección al gran portal acristalado que da acceso a la calle Paul Emile Janson, en el barrio bruselense de Ixelles.

“Buenos días, ¿qué tal la noche? Vi que se juntaron a cenar”, le pregunta Camille. “Y a beber”, responde entre risas Tim, a lo que añade: “Hoy lo estoy notando”.

Podría ser una conversación absolutamente normal en una mañana de resaca cualquiera de un departamento compartido entre jóvenes estudiantes o trabajadores. Sin embargo, lo inusual aquí es que Tim ya peina canas, es un ejecutivo extranjero y “la vivienda compartida” resulta ser una casa de lujo de 1.200 metros cuadrados y 19 habitaciones.

La vivienda, situada en la calle Paul Emile Janson de la capital belga, es propiedad de la empresa Cohabs, está diseñada por el prestigioso diseñador de interiores belga Lionel Jadot y la habitación más barata cuesta 950 euros al mes.

“Esta casa en particular surgió porque nos dimos cuenta de que muchas personas de más de 35 años buscaban esta experiencia de comunidad y no teníamos una casa adecuada para ellos”, explicó a EFE Camille Navarro, una franco-española que trabaja como community manager y portavoz de Cohabs.

En Bruselas es muy común que los jóvenes profesionales y estudiantes compartan lo que se conoce como “colocs”, grandes casas reformadas, antiguas “maison de maitre” (una mansión en español), que eran el hogar de la burguesía y nobleza bruselense durante el siglo XIX.

EFE / Bruselas