El refugio de Ana Frank en el barrio porteño de Belgrano

Featured Video Play Icon

Encontrarse con la pared repleta de fotografías, agachar la cabeza al pasar de un espacio a otro y sentir la restricción física es parte de la tríada de experiencias que se pueden obtener al visitar el Centro Ana Frank Argentina. Esta casa en Buenos Aires, se trata del quinto centro de Ana Frank del mundo y el único con una réplica de la vivienda de Ana Frank ubicada en Ámsterdam, Holanda.

En este reportaje de Stephanie Peuscovich, especial para HispanoPost Media Group, es posible adentrarse por unos minutos en una recreación fiel de las condiciones que tuvo que padecer la adolescente Ana Frank durante dos años, en medio de la Segunda Guerra Mundial.

Desde las afueras del barrio de Belgrano, esta vivienda luce como cualquier otra casona típica del lugar. Al subir al primer piso y superar la barrera de una estantería con libros, es cuando comienza el camino para encontrarse con el pequeño dormitorio de Ana, con el escritorio y las fotografías pegadas en la pared al igual que en la casa original.

Toda la recreación histórica fue posible gracias a una alianza entre la Fundación Ana Frank y un grupo de voluntarios argentinos interesados en que los jóvenes pudieran aprender sobre las secuelas del odio, que fue generado por los nazis durante ese período de la historia mundial.