Escándalo inmobiliario se suma a crisis política en México

 

vide

Luis Videgaray, Secretario de Hacienda de México.

Los escándalos sacuden las instituciones y el gobierno de México. No solo se trata del hallazgo frecuente de fosas comunes o la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa. La secretaría de Hacienda también se enloda por asuntos relacionados con propiedades inmobiliarias.

 

Según recientes informaciones, Luis Videgaray —secretario de Hacienda mexicano—, compró una propiedad a un contratista (Bienes Raíces H&G S.A.) acusado de tráfico de influencias durante el actual gobierno de Peña Nieto.

 

La nueva casa de Videgaray, de 850 metros cuadrados, se localiza en un lujoso centro de golf, en Malinalco, estado de México. Costó 7.5 millones de pesos (más de medio millón de dólares).

 

Enrique Peña Nieto, presidente mexicano.

Enrique Peña Nieto, presidente mexicano.

El secretario de Hacienda es uno de los principales responsables de las reformas económicas de los últimos tiempos, entre ellas la controvertida apertura energética a inversionistas privados.

 

La inmobiliaria que ejecutó la venta pertenece a Juan Armando Hinojosa, un hombre que ha hecho millones ejecutando obras públicas bajo la administración presidencial de Peña Nieto y también cuando el actual presidente era gobernador en el estado de México.

 

Una de las compañías del Grupo Higa, propiedad de Hinojosa, participaría, junto a la China Railway Construction Corp, en la instalación de un tren de alta velocidad entre México DF y Querétaro, cuando la licitación, ascendente a casi 4.000 millones de dólares, fue cancelada por el gobierno.

 

Tras la adquisición de la casa del secretario de Hacienda mexicano no parece esconderse nada ilegal, pero el hecho se incorpora a una larga lista de supuestos conflictos de interés y clientelismo que han erosionado la legitimidad del actual ejecutivo.

 

El escándalo primario estalló en noviembre, cuando un equipo de periodistas publicó que una empresa del magnate Hinojosa construyó la mansión familiar del presidente en Ciudad de México. El presidente no había declarado tal hecho, lo que generó una petición de investigación por parte de la bancada opositora.

 

Ahora se sabe que 21 integrantes del gabinete de Peña Nieto (casi 9 de cada 10 miembros) son dueños de 102 propiedades.