Falta de personal preocupa a los desarrolladores inmobiliarios españoles

Foto: YouTube

La construcción vive en España una nueva época dorada que puede verse truncada por dos problemas que el sector arrastra desde hace tiempo y que se han agravado en los últimos meses: la falta de mano de obra y el fuerte aumento de los costes de edificación.

Los constructores que vieron cómo la crisis con la pandemia del COVID-19 pasó de puntillas por el sector residencial, ahora temen que la confluencia de estos dos factores retrase o paralice la ejecución de obras y suponga un frenazo a su actividad.

Peones, albañiles, encofradores, gruistas o jefes de obra son algunos de los profesionales que necesita el mercado inmobiliario. Este sector emplea actualmente a 1,3 millones de personas y requerirá de otros 700.000 trabajadores en el corto y medio plazo, gracias a la llegada de los fondos europeos de recuperación del proyecto de Next Generation .

Para los desarrolladores inmobiliarios, la gran duda es si las empresas podrán asumir todas estas nuevas obras que se impulsarán gracias a los fondos europeos.

“Existe el temor de que no se podrán afrontar todos los proyectos, porque no va a haber mano de obra para ejecutarlos. Estamos ante un panorama complejo”, admitió el presidente de la Confederación Nacional de la Construcción (CNC), Pedro Fernández, en declaraciones a EFE.

El sector inmobiliario aguarda que lleguen unos 40.000 millones de euros de los fondos europeos que se destinan a proyectos de obra nueva, energías renovables, infraestructuras y otros proyectos de rehabilitación.

EFE/ Barcelona