FlyZoo es el hotel con robots y reconocimiento facial que muestra el futuro

Foto: Youtube.com

Robots en el servicio de habitaciones, puertas que se abren con reconocimiento facial y luces que se ajustan a las peticiones de los huéspedes a través de la voz. Este es el día a día en FlyZoo, el hotel del futuro que fue promovido por el gigante tecnológico Alibaba en China.

“Gracias a las tecnologías avanzadas del Grupo Alibaba todo el hotel está cubierto por el sistema de reconocimiento facial y también con inteligencia artificial que mejora la estancia de los huéspedes”, contó a EFE una portavoz del hotel en un recorrido por el edificio.

El hotel FlyZoo cuenta con 290 habitaciones y está ubicado en la ciudad de Hangzhou, muy cerca de donde el Grupo Alibaba tiene su principal sede. Opera desde el año pasado por unos 100 trabajadores.

Recepción digital

Desde la recepción queda claro que no es un hotel normal. Una enorme pared pantalla da la bienvenida a los huéspedes que pueden hacer el registro a través de una aplicación en sus propios teléfonos móviles o a través de unos mostradores con pantallas inteligentes.

Todo sin recepcionistas ni esperas. El rostro del huésped queda registrado nada más entrar, gracias a la cámara del móvil o del mostrador y esa será su llave para funciones como abrir la puerta de la habitación o utilizar el ascensor.

FlyZoo utiliza las fotos tomadas en el Check-In para verificar que los usuarios que se alojen en el hotel puedan también utilizar áreas comunes como el gimnasio o un salón futurista equipado con pantalla y suelo inteligente e interactivo para poder realizar ejercicios a medida.

Los robots estrellas

Una vez dentro de la habitación, un asistente inteligente, el Tmall Genie que fue desarrollado por la compañía, da la bienvenida a los huéspedes y les ofrece detalles de comodidad como ajustar la temperatura, las luces, las cortinas o la televisión.

Además, el Tmall Genie ayuda a responder preguntas relacionadas con el hotel como “¿cuál es la contraseña del wifi?” o a reproducir una música determinada. Además, si el huésped necesita tomar o comer algo o si le falta algún producto de higiene no tiene más que pedírselo al asistente.

Al adentrarse se puede ver en funcionamiento a las estrellas de los pasillos: los robots que recorren el hotel. Ellos suben y bajan en el ascensor hasta llegar al cuarto del huésped que necesita un cepillo de dientes.

“El objetivo con este tipo de tecnología no es reducir la cantidad de personal necesario sino elevar el rendimiento y la eficiencia del hotel, usar a las personas en lugares correctos, en lugar de que los trabajadores hagan los trabajos repetitivos”, apuntó la portavoz.

Los robots permiten que el personal del hotel liberado de las tareas más rutinarias pueda enfocarse en brindar una mejor experiencia para los huéspedes.

“Aunque es un hotel del futuro, no quiere decir que sea completamente sin personas para operarlo porque eso obviamente es imposible”, insistió la portavoz, quien se negó a dar cifras sobre el número de personas menos en la plantilla gracias a los robots.

El precio de una habitación oscila entre los 80 y los 300 euros aproximadamente, aunque Alibaba no lo ha abierto tanto para engordar sus ingresos sino para mostrar las posibilidades existentes en el sector hostelero.

Una salida en la que el huésped tampoco tendrá que acudir a la recepción y hacer fila a las doce en punto del mediodía, sino que se realizará a través del teléfono, haciendo click, saldando sus deudas del mini bar a través del móvil y saliendo por la puerta mientras una pantalla gigante le da las gracias por su visita.

EFE / Hangzhou / Paula Escalada Medrano