Francia impone nueva ley de calefacción a las propiedades alquiladas

Foto: Wikimedia

Francia prohibirá alquilar las viviendas con mal rendimiento energético a partir del año 2023. Este mecanismo que se endurecerá de forma progresiva es un intento de forzar a sus propietarios a invertir en aislamiento y nuevos sistemas de calefacción, que sean amigables con el cambio climático.

El objetivo final es modernizar un total de 4,8 millones de viviendas menos eficientes en toda Francia.

La medida se inscribe en la ley marco de 2019 sobre la transición energética y la lucha contra el cambio climático y fue publicada esta semana en el diario oficial del Estado francés.

El texto establece que las viviendas en alquiler deberán tener, a partir de 2023, un consumo energético inferior al equivalente a 450 kilovatios por hora (kwh) anuales de energía final por metro cuadrado habitable.

La disposición afectará primero a 90.000 viviendas, según los cálculos del Ejecutivo francés, que prevé endurecer los requisitos de forma progresiva entre 2025 y 2028, según lo indicó la ministra de Vivienda, Emmanuelle Wargon, en unas declaraciones publicadas por el diario Le Figaro.

“Vamos a comenzar suavemente, con un nivel poco exigente centrado en las peores viviendas”, señaló Wargon, que resaltó “el objetivo de aumentar la presión después”.

Además de los beneficios ambientales, se espera un impulso a la actividad de construcción y renovación de viviendas.

En las viviendas menos eficientes, los inquilinos ahorrarán una media de 100 euros al mes en costes de energía, según los cálculos oficiales. Sin embargo, una renovación completa puede costar a los propietarios hasta 30.000 euros, por lo que también se estableció un sistema de ayudas oficiales.

EFE / París