Girona cambia el plan urbano de viviendas por el cambio climático

Foto: YouTube

La Generalitat de Cataluña redujo a la mitad las viviendas que se podrán construir en la zona de la Costa Brava en Girona, con la aprobación inicial del Plan Director Urbanístico (PDU), al frenar la construcción de unas 15.000 unidades residenciales, casi la mitad de las previstas.

La Comisión de Urbanismo de Girona dio luz verde a un nuevo PDU después de revisar la sostenibilidad de todo el suelo e incorporar unas directrices de integración paisajística.

La iniciativa está enmarcada en el contexto de emergencia climática y se subrayó que, en el marco de la cumbre de Madrid, el nuevo plan supone que se dejarán de emitir 619.468 toneladas de dióxido de carbono, una reducción de 61% con respecto a las previsiones del planeamiento vigente hasta ahora.

De las viviendas potenciales a cuya construcción se les puso un freno, 12.840 pertenecen a ámbitos que volverán a la red de espacios abiertos, ya que su desarrollo supondría una “extrema contradicción” con los criterios de sostenibilidad de un asentamiento urbano, según los responsables de la comisión.

Entre los lugares que se desclasifican figuran como destacados Cala Morisca y Pola Giverola en Tossa de Mar, sectores de Paratge Rodors e Interpals en Pals o Sa Riera y Aiguafreda en Begur.

El PDU obliga a cambiar las condiciones de desarrollo de espacios como Sa Guarda o el Turó d’es Calders en Cadaqués, donde se mantiene la superficie afectaba y el número de viviendas permitidas, pero se obliga a dejar libres las partes más elevadas y expuestas visualmente.

Además, a otros 6.153 domicilios potenciales se les pone como condición que cumplan una serie de directrices de integración paisajística cuando se desarrollen.

Las moratorias de licencias de obra que se habían validado hasta ahora mientras se trabajaba en el PDU se prolongan para todos aquellos ámbitos en los que se impide la construcción de viviendas o se deben modificar y se mantendrán hasta la aprobación definitiva del plan con un plazo máximo de un año.

EFE / Girona