Hawái apuesta por las mini casas tras la erupción volcánica

Foto: Christopher Schepers

Después de la erupción del volcán Kilauea y el camino de lava que afectó a la isla principal de Hawái, la comunidad se organizó para levantar algo que se conoce como una experiencia de arquitectura de alivio rápido. Esta iniciativa pasa por la construcción de pequeñas unidades residenciales para darles refugio a las familias que perdieron sus hogares y buscan como salir adelante.

Estas casas en Hawái de apenas 36 metros cuadrados están construidas por los propios residentes locales y se utilizan materiales donados. Son unidades de color beige y con un techo cubierto simple que se convierten en un espacio privado para que las familias puedan reorganizarse, tras el evento volcánico.

“El objetivo es ver esto como una puerta giratoria (…) las personas que vienen aquí tienen el tiempo y la oportunidad de ordenar las cosas para encontrar soluciones permanentes y hacerlo en un entorno privado y seguro”, explicó Darryl Oliveira, gerente de seguridad de HPM Building Supply, una de las empresas locales que interviene en el programa, en su entrevista con Hawaii News Now.

Un grupo de más de 100 voluntarios del sindicato local de carpinteros, la comunidad empresarial y los efectivos de la Guardia Nacional trabajaron en conjunto para construir estas 20 pequeñas viviendas, que están ubicadas en una parcela de la parte posterior de una iglesia. La meta de la comunidad es encontrar otros terrenos para ampliar el impacto de la iniciativa.