Hudson Yards pierde el brillo en medio de la pandemia del COVID-19

Foto: YouTube

El barrio de ultralujo de Hudson Yards cambió lo que iba a ser un brillante futuro por un presente sombrío desde que comenzó la pandemia del COVID-19. Ahora se enfrenta al éxodo de vecinos, una ola de bancarrotas de sus tiendas y varios suicidios en su atracción turística de escaleras mecánicas The Vessel.

Hudson Yards es el mayor proyecto inmobiliario en la historia de Estados Unidos, por su inversión de 25.000 millones de dólares en terrenos reclamados a unos grandes talleres de trenes a la orilla del río Hudson en Nueva York.

Este barrio ahora luce plazas, tiendas y oficinas vacías tras el impacto del primer año de la pandemia del nuevo coronavirus. Nada de lo que vendieron sus promotores inmobiliarios apenas hasta hace unos meses atrás.

“Hudson Yards no se acerca al logro del Rockefeller Center, un proyecto corporativo con espacios públicos comparable. Alguien que no ha pisado Nueva York llega al Rockfeller y entiende el espacio inmediatamente. Sabe dónde está, adónde dirigirse y en ese sentido, es un diseño humano. En Hudson Yards el espacio es superfluo, laberíntico y sin un estilo arquitectónico claro. Es una ameba sin forma”, explicó en entrevista con EFE, el profesor de Arquitectura Americana de la Williams College, Michael Lewis.

El corazón del Hudson Yards es un centro comercial idéntico en su diseño a los muchos que desaparecieron en los Estados Unidos, lo que confirma que su diseño responde a un pensamiento urbanístico del pasado.

Neiman Marcus, por ejemplo, abandonó en menos dos años sus 18.000 metros cuadrados de tiendas que ocupaban varias alturas tras declararse en bancarrota, mientras que Muji está en otro proceso de quiebra en los Estados Unidos.

EFE / Nueva York