Incendios forestales en Denver destruyeron varias viviendas

Foto: YouTube

Un incendio forestal en Colorado consumió 40.000 hectáreas y avanzó 30 kilómetros, lo que destruyó varias viviendas y estructuras en poblados al noroeste de Denver. La zona terminó cubierta de neblina, humo y ceniza, y ahora amenaza con cerrar la entrada oeste al Parque Nacional Rocky Mountain, uno de los más visitados en los Estados Unidos.

“Solo nos queda rezar para que Dios envíe lluvia o nieve para salvar al pueblo de Grand Lake y sus alrededores porque todo está ardiendo en llamas. Las casas se están quemando, incluyendo la mía”, expresó a EFE el mexicano Christian Rubi, fundador de Conquistando las Montañas y residente en Grand Lake.

El siniestro, conocido como East Troublesome por su lugar de origen, se consideraba algo menor hasta este lunes, cuando Brett Schroetlin, alguacil del condado Grand (135 kilómetros al noroeste de Denver), anunció que no había necesidad de implementar un plan de preevacuación de la población de Granby (2.000 habitantes) y de Grand Lake (500 habitantes).

Después los alguaciles del condado Grand y policías de esas localidades fueron de casa en casa para facilitar la evacuación que debía ser inmediata debido al rápido crecimiento del incendio que solo se ha controlado en 10%.

Aunque las cenizas comenzaron a caer esporádicamente sobre Denver desde agosto pasado cuando se inició el fuego en Cameron Peak, durante los últimos días el fenómeno se intensificó al cambiar la dirección del viento por el avance de un frente frío de sur a norte que empuja las cenizas desde los incendios hacia Denver.

EFE / Denver