Inmobiliarios lusos confían en que vuelvan los compradores extranjeros

Foto: YouTube

Pese a la incertidumbre y las restricciones generadas por la pandemia del COVID-19, el mercado inmobiliario luso confía en que Portugal será capaz de mantener la demanda extranjera para apoyar su recuperación.

La venta de casas llegó a caer más de 50% en abril pasado durante la fase más alta de las infecciones con el nuevo coronavirus  y aunque ya se levantaron muchas restricciones, todavía existen impedimentos a la movilidad internacional.

Los viajes no esenciales siguen prohibidos desde algunos de los mayores inversores en inmobiliario luso, como es el caso de Brasil y Estados Unidos, algo que ahora comienza a reconfigurar la cartera de clientes de las inmobiliarias.

“La restricción a los viajes internacionales y la consecuente reducción de la inversión extranjera llevó a que el ciudadano nacional ganase algún peso relativo frente a los clientes extranjeros”, señaló a EFE la consejera delegada de RE/MAX Portugal, Beatriz Rubio.

En el primer semestre de este año, los portugueses representaron 82% de los clientes totales de RE/MAX, y durante mayo y junio aumentaron su peso en torno a 3%. Sin embargo, el sector inmobiliario confía en que el país seguirá siendo un destino de inversión inmobiliaria bien situado a nivel internacional.

“Somos bastante optimistas con la evolución del mercado internacional, que se recuperará rápidamente con la apertura de fronteras y con la retirada de las restricciones temporales de movilidad”, dijo a EFE el consejero delegado de Century 21 para Portugal y España, Ricardo Sousa.

Aunque admite que la demanda extranjera quedó en suspenso con la pandemia, Sousa asegura que el interés sigue ahí, gracias a que Portugal “cambió de escala y tiene hoy una notoriedad y credibilidad internacional como nunca antes”.

EFE / Lisboa / Paula Fernández