Las ciudades más arboladas del mundo

Ciudad con árboles.

 

Copo de un árbol.Según la Organización Mundial de la Salud se necesita, al menos, un árbol por cada tres habitantes para respirar un mejor aire en las ciudades.

 

Varias ciudades del mundo se destacan en ese sentido. Muchas son consideradas, además, ciudades verdes, no solo por su cuidado de los árboles, sino también por el respeto al medio ambiente en todos los sentidos, incluidas la reducción de contaminantes y el cambio de matriz energética.

 

Los árboles influyen directamente en la calidad de vida de las personas. Tener ciudades más arboladas es un imperativo, sobre todo teniendo en cuenta que más de la mitad de la población mundial vive en entornos urbanos.

 

A continuación le mostramos algunas de las ciudades más arboladas del planeta:

 

Curitiba (Brasil)

 

La capital del estado de Paraná parece una ciudad del primer mundo —aunque esté en el tercero—. Una planificación de décadas la ha transformado en una de las de mejor calidad de vida. Es, además, la de mayor zona verde por habitante, con unos 50 metros cuadrados.

 

Es de las ciudades más limpias de Latinoamérica. No solo por tener muchas áreas verdes y gran cantidad de árboles. El transporte público de Curitiba es ejemplar y eficiente, algo raro en esa parte del mundo.

 

Ciudad con árboles.Conciencia ecológica y ambiental es un término de moda en esa ciudad del sur brasileño desde hace más de 30 años. Curitiba es una urbe que incursionó tempranamente en la programación urbanística diseñada para ser sustentable.

 

El concepto es simple. Son las obras humanas —edificios, carreteras, etc.— las que rodean la naturaleza, y no al revés, como sucede en otros muchos sitios.

 

Visto desde una perspectiva histórica, Curitiba logró en apenas 20 años pasar de 0,5 metros cuadrados de zona verde por habitante hasta los 51 actuales. Estos hechos —junto a su sistema de transporte y modelo de ahorro energético— hacen muy atractiva la ciudad y genera ingresos por conceptos de turismo y arriendo.

 

No en vano Curitiba es una de las urbes de la región que más inversión extranjera recibe. Estos datos demuestran que plantar árboles y desarrollar ciudades sostenibles no es solo beneficioso para la calidad de vida o la naturaleza, sino para el desarrollo económico.

 

arbMadrid

 

La capital española no es solo un centro europeo de la cultura, la empresa y el poder estatal. Es, además, un importante sitio ecológico.

 

Madrid tiene más de 300.000 árboles en su trama urbana. En este sentido está solo por detrás de Tokio —pero la capital japonesa tiene el triple de habitantes que Madrid.

 

Un aspecto importante es que de cada 100 árboles, 72 son “de alineación”, es decir, están en las aceras, junto a las calles. Esto se completa con 5.000 hectáreas de zonas verdes, espacios públicos que se reparten entre parques y jardines.

 

La Consejalía de Medio Ambiente lleva un riguroso registro de los árboles de la ciudad que incluye fechas y datos como el momento en que fueron plantados, las podas, percances que han sufrido los árboles, etc.

 

En las calles de Madrid existen 220 especies de árboles. La mayor parte es el plátano de sombra. También tienen mucha representación las acacias, olmos y almeces. Casi todos los ejemplares tienen entre 20 y 25 años.

 

Sheffield

 

Esta ciudad inglesa es muy relevante. Es la de mayor cantidad de árboles por persona en toda Europa —dos millones de árboles en total, según cálculos conservadores—. En total, el espacio verde en Sheffield es superior al 60%.

 

Imagen de un ocaso.A sus atractivos naturales se une la confluencia de cinco ríos —el Don y los afluentes Porter, Loxley, Rivelin y Gavilla— y la profusión de pastos florecientes.

 

Además de sus notables atractivos naturales, Sheffield es una ciudad muy atractiva culturalmente. Además, en ella el visitante encuentra múltiples y bien surtidos centros comerciales y sitios para la práctica deportiva de primer nivel. A todo ello se une su atractivo arquitectónico e histórico.

 

Singapur

 

Entre comercios lujosos y altos rascacielos de Singapur destacan, también, amplios jardines y árboles diversos. A pesar del desarrollo acelerado, este país asiático ha sabido respetar la naturaleza y el orden social.

 

Entre los resultados que hacen de Singapur una ciudad verde están, sobre todo, la gestión de residuos.

 

Singapur es una de las pocas urbes que poseen un bosque tropical dentro de su propia demarcación. Se trata de una reserva de 164 hectáreas donde, se considera, existen más especies de árboles que en toda América del Norte.