Chinos salen al rescate con fuertes inversiones inmobiliarias en Londres

El rascacielos de Walkie Talkie cuenta con 160 metros de altura y 36 pisos de oficinas / Foto: Albnual.com

Los inversionistas asiáticos parecen decididos a aprovechar la compleja situación económica del Reino Unido, y en especial de Londres, después de la salida del país de la Unión Europea. El empresario de Hong Kong, Lee Kum Kee, adquirió el rascacielos de Walkie Talkie apenas hace un mes a un precio histórico y otros empresarios chinos se preparan para quedarse con la sede del Banco Lloyds dentro de muy poco.

Londres vive un momento único de caída en los precios de los inmuebles, un registro que no se veía desde el año 2009 y por eso, los accionistas del Banco Lloyds están dispuestos de aprovechar la oportunidad de vender su tradicional sede ubicada en Gresham Street. De acuerdo, al diario Financial Times la operación de venta estaría alrededor de 150 millones de euros, aunque el banco permanecerá en el edificio en la condición de inquilino.

Esta inversión inmobiliaria está lejos de los 1.460 millones de euros que se cancelaron por la torre apodada como Walkie Talkie y cuyo nombre oficial es 20 Fenchurch Street. El rascacielos habilitado para oficinas de distintos tamaños, que cuenta con 160 metros de altura y 36 pisos, fue vendida en la operación que fijó un nuevo récord en las operaciones de los bienes raíces en Londres, a pesar de darse después del Brexit.