Madrileños protestan contra los narcopisos con trapos rojos

Foto: Twitter

Trapos rojos. Es lo que empezaron a sacar en balcones y ventanas, muchos vecinos de barrios céntricos de la ciudad de Madrid para denunciar la pesadilla que viven desde hace varios años con los drogadictos y traficantes al menudeo que, de forma ilegal, ocupan departamentos en la vecindad y que ahora comienzan a ser identificados como narcopisos.

Peleas y otros actos violentos, ruidos, enganches ilegales a la luz, destrozos de viviendas, teléfonos que no paran de sonar, portales ensangrentados, incendios, olores, suciedad, orines o plagas de chinches forman parte del día de los residentes en edificios y de los propietarios de algunos locales a pie de calle tomados por el mundo de la droga.

Estas vicisitudes que literalmente “quitan el sueño” a decenas de personas, “muchas de las cuales han tenido que irse de sus casas”, fueron transmitidas a EFE por Begoña Sebastián, miembro de una plataforma madrileña integrada en la Red Nacional de Ciudades y Barrios Afectados por Narcopisos, recién constituida.

Begoña cuenta varios casos como amenazas de muerte por denunciar: el de una mujer a la que le intentaron ocupar su casa mientras estaba en el hospital para una cirugía, o el de un chico que sufre una depresión por amenazas de sus inquilinos traficantes y consumidores.

¿Cuándo y cómo comenzó este fenómeno?

Begoña Sebastián explica que con el adiós a la bonanza y la llegada de la crisis económica se quedaron vacíos muchos inmuebles de distritos céntricos de la capital como Lavapiés, Latina, Vallecas o Tetuán, donde fueron llegando este tipo de ocupantes.

Por este motivo, varias plataformas vecinales madrileñas se han integrado en la Red Nacional, junto con otras de Barcelona y algunas que formarán parte en un futuro inmediato de Sevilla, Valencia, Málaga, Alicante, Las Palmas de Gran Canaria o Bilbao.

Por Madrid están la Plataforma del Barrio de Lavapiés, Chamberí se defiende, Madrid lo vale, El Parral Alto del Arenal, Grupo Vecinal de Bellas Vistas, Asociación Vecinal El Rastro, Plataforma La Cacerolada de Vallekas y Asociación Afectados Cundas Embajadores.

La Red quiere divulgar a los cuatro vientos que las soluciones a la “narco-ocupación” incluyen “cambios urgentes en algunos niveles de legislación” y una organización vecinal intensa en colaboración con las autoridades municipales y policiales locales, regionales, autonómicas y nacionales.

EFE / Madrid