Más transporte público = viviendas asequibles

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El transporte público es la solución.El acceso a la vivienda a precios asequibles y la disponibilidad de transporte público son, para muchos especialistas, dos de los aspectos más importantes en el desarrollo urbano.

 

El problema es que las viviendas baratas a menudo generan contradicciones entre planificadores y diseñadores de políticas urbanas. Así, existe un enorme desafío en cuanto a balancear lo asequible con otros asuntos como los servicios públicos, el crecimiento económico y la cohesión comunitaria.

 

Urbanistas y desarrolladores valoran principalmente los llamados vecindarios “habitables” con muchos espacios públicos como parques, establecimientos comerciales, supermercados, entre otras necesidades elementales de la sociedad actual.

 

Un factor vital en el funcionamiento de un mercado inmobiliario asequible es, sin dudas, la situación del transporte público en las ciudades, reseña Grist.

 

Metromover de Miami.

Metromover de Miami.

Por ejemplo, la movilidad o la infraestructura para bicicletas como carriles o pistas inciden directamente en el desarrollo de la zona. Todo parece estar correctamente pensado, mas no está claro si los impuestos deberían usarse para pagar esto, dadas otras necesidades presupuestarias, especialmente el propio transporte público.

 

Además, si uno obliga a los desarrolladores a pagar por esos servicios, los márgenes de ganancia se encogen y los incentivos para construir disminuyen, lo que va en detrimento de la asequibilidad.

 

El proceso de gentrificación ha golpeado a muchos estados del país, y en algunos casos este proceso se enmarca en las afueras de las grandes urbes de EE.UU.. La solución solo puede ser una: facilitar cada vez más el acceso a dichas zonas, un poco alejadas del centro de las ciudades, mediante la ampliación del recorrido de tranvías, metros y ómnibus.

 

Claro, nadie ha dicho que construir nuevas infraestructuras sea fácil o barato. Es una tarea de muchas personas comprometidas con el desarrollo urbano. La expansión del tránsito debe estar en el centro de cualquier solución equitativa a la crisis de la vivienda, comentó Topix.

 

La creación y expansión del transporte público van de la mano de la construcción de nuevas viviendas asequibles. En Los Ángeles y Nueva York, por solo citar dos ejemplos, las líneas de trenes han ampliado su travesía para favorecer a quienes viven en la periferia citadina.

 

Las autoridades federales deben incidir, cada vez más, en apoyar económicamente proyectos donde la ecuación: vivienda asequible = más transporte público, sea viable y realmente aplicable.