Nicaragua tiene un déficit habitacional de casi un millón de viviendas

Foto: Insa Nicaragua

Desde abril de 2018 Nicaragua vive un conflicto sociopolítico con resultados sangrientos, pero también sufre una crisis silenciosa que parece difícil de resolver: el déficit habitacional.

La estadística oficial más reciente data de 2014 y en ese momento, las autoridades establecieron el déficit de viviendas en 957.000 unidades, en un país con 6,4 millones de habitantes.

Se trata de una crisis difícil de observar en Nicaragua, ya que en este país los indigentes no encuentran techo ni en las paradas de autobuses, pero también porque les basta una vieja caja de cartón o un poco de plástico en un rincón, para “construir” lo que luego llamarán “mi casa”.

Ni siquiera ese refugio después de convertirse en una casa completa con los años, se podrá considerar como “vivienda adecuada”, advirtió a EFE la gerente de Programas de Hábitat Nicaragua, Nancy Arostegui, puesto que se necesita que la edificación esté libre de todo riesgo, de desastres, financieros o legales.

La vulnerabilidad de las viviendas agudiza la crisis habitacional en este país centroamericano, ya que “hay entre 30% y 35 % de personas que, teniendo una vivienda, necesita mejorarla, ampliarla, darle mantenimiento”, sostuvo Arostegui.

Peor aún, datos de Hábitat indican que 60% de las casas construidas en Nicaragua no son consideradas como “viviendas adecuadas”, no solamente por la calidad de la construcción, sino también por el riesgo del terreno donde fueron construidas, el estatus legal de la parcela y la falta de acceso a los servicios públicos.

Hasta antes del estallido social, unas 5.000 viviendas nuevas eran construidas todos los años, una cantidad insuficiente si se toma en cuenta que el déficit crece en 20.000 casas anuales.

Una desventaja que tiene la oferta de casas nuevas en Managua es que, además de insuficiente, no mejora las condiciones de las clases más desfavorecidas, ya que está dirigida a extractos medios y altos.

Aunque el Gobierno ofrece subsidios de 2,5% a la tasa de interés de una casa, con una tasa preferencial de 7,13% y exoneraciones de gastos registrales para viviendas de hasta 50.000 dólares, Nicaragua hasta ahora no logra su meta de 6.000 unidades vendidas en un año.

EFE / Managua / Wilder Pérez