¿Nueva burbuja inmobiliaria?

bubbleAl igual que la administración de Clinton, el gobierno de Obama ha ejercido presión sobre las agencias gubernamentales, incluida la propia Administración Federal de Vivienda. La intención de beneficiar a las personas de menos ingreso también ha provocado que las empresas y prestamistas del sector privado tengan a más prestatarios atados por la deudas. Un panorama muy similar al período que antecedió los tiempos de crisis hace una década.  Especialistas afirman que el objetivo de buscar “equidad”, con la aplicación de las normativas del actual presidente podría ser aprovechada por los inversores, quienes toman ventaja de las bajas tasas de interés y el crédito fácil. Se especula también sobre la proximidad de una burbuja inmobiliaria por la inflación de los precios de las viviendas y la propia demanda artificial de las mismas. 

Lo que un día sube…

Una década duró en gestarse la burbuja inmobiliaria que estalló en el mercado estadounidense en 2007; en esta ocasión, los analistas explican que hace un lustro los valores de las viviendas tocaron fondo; sin embargo han venido recuperándose. La demanda artificial, provocada por las normas de préstamo y las tasas de interés establecidas por el gobierno norteamericano han propiciado la actual burbuja inmobiliaria, un fenómeno similar al anterior. Se refleja en el progresivo aumento de los reales precios de las casas hasta un 16.5 por ciento superior al de hace 4 años, según Edward Pinto, co-director del Centro Internacional Housing Risk en Washington. Sin embargo Pinto explica que los » precios de la vivienda están sujetos a la ley de la gravedad «; aunque añadió que la alta cotización de las casas perjudican a los prestatarios de bajos ingresos quienes se ven obligados a sacar un préstamo de alto riesgo. Pero las favorables condiciones de crédito ayudan a muchos prestatarios, a pesar de las reformas financieras aplicadas por la administración de Obama que regulan las hipotecas.

 

miami-50552_960_720No ‘ homeready ‘

Los emigrantes con poco tiempo en los Estados Unidos se ven beneficiados por el lanzamiento de un nuevo producto hipotecario por parte de Fannie Mae, puesto en marcha desde el año pasado. HomeReady, el nuevo programa de préstamos permite a los clientes reunir su mayor “capital” junto a los ingresos de amigos o familiares. Con solo colocar el 3 por ciento, pueden agruparse para favorecer sus pagos de inicio. Pueden integrarse cualquier cantidad de miembros, e incluso con flexibilidad en la documentación.  El único requisito para la obtención del préstamo, consiste en tomar un curso por internet sobre las responsabilidades en las relaciones en la propia residencia.

La puesta en marcha de esta política responde a las intenciones gubernamentales de facilitar el acceso a préstamos para la vivienda a los últimos inmigrantes hispanos, incluso ampara a los indocumentados con los problemas relacionados a la Seguridad Social.

 FICO al olvido

Los préstamos de inmobiliaria dependen en gran medida de tu puntuación crediticia. Sin embargo el actual gobierno ve este sistema de FICO demasiado riguroso para las personas de bajos ingresos. El criterio gubernamental ejerce presión sobre la Fannie Mae y Freddie Mac, que establecen las reglas del juego en materia de préstamos. La Agencia Federal de Financiamiento de la Vivienda, el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano y la Administración Federal de la Vivienda, así como el Departamento de Justicia, están empeñados en «la expansión de la caja de crédito», especialmente para las minorías con menos recursos financieros. La única manera de hacerlo es inflar las puntuaciones de crédito. Especialistas esperan que se tome una decisión en la transición a un nuevo modelo de calificación de crédito en algún momento durante los próximos meses. Pero la incógnita se genera para los mismos propietarios minoritarios, quienes al final se verán afectados, pues los precios inmobiliarios superan los ingresos promedios, que en 2016 son más bajos que en años anteriores.