Nueva York declara 6 edificios como patrimonio de la comunidad LGBTI

Foto: GayCenter.org

La ciudad de Nueva York declaró como edificios históricos un total de seis construcciones relacionadas con la comunidad de homosexuales y transgéneros, en particular, aquellas asociadas con grupos o individuos que promovieron la defensa de los derechos civiles de este colectivo LGBTI.

Esta declaración llegó en medio de la celebración del Orgullo Mundial (WorldPride) y el 50 aniversario de las revueltas del Stonewall Inn en Nueva York. La Comisión de Preservación de Lugares Históricos de la ciudad (LPC, por sus siglas en inglés) decidió reconocer estos lugares que “a pesar de los obstáculos que enfrentaron” crearon estructuras de apoyo y fortalecieron la expresión cultural del colectivo LGBT.

El Caffe Cino, el Parque de Bomberos de la Alianza de Activistas Gay, el Centro de Liberación de las Mujeres, el Centro de la Comunidad Lesbiana, Gay, Bisexual y Transgénero, la residencia del escritor James Baldwin y la casa de la poetisa Audre Lorde fueron las edificaciones reconocidas con esta mención especial.

De todos estos edificios, los cinco primeros se encuentran en la céntrica isla de Manhattan, mientras que el hogar de la poetisa negra está situado en Staten Island, en el sur de la ciudad que nunca duerme.

¿Cuáles son los lugares patrimonio para la comunidad LGBTI?

El Caffe Cino, en el número 31 de la calle Cornelia, en el barrio de Greenwich, se convirtió en el primer espacio donde los dramaturgos homosexuales podían compartir su trabajo entre los años de 1958 y 1968, cuando mostrar la homosexualidad en el teatro era un delito.

El local, abierto por el italoestadounidense y homosexual Joe Cinno, se convirtió en un lugar de referencia dentro del teatro experimental y del movimiento Off-Off-Broadway, con producciones a mucha menor escala y con menos recursos.

El cuartel de bomberos del número 99 de la calle Wooster se convirtió en un referente por los derechos civiles, gracias a que se convirtió en el centro de operaciones de la Alianza de los Activistas Gay entre 1971 y 1974, el mismo período durante el cual lucharon por la aprobación de leyes a favor de los derechos civiles LGBTI.

Al oeste de la calle 20, en otro cuartel de bomberos se encontraba el Centro de Liberación de las Mujeres entre 1972 y 1987, un espacio de defensa de las mujeres y que reclamaba un lugar propio dentro del movimiento LGBT para las lesbianas dentro del movimiento feminista.

Otro edificio destacado es la actual sede del Centro Comunitario para la comunidad LGBT situado en la calle 13, en lo que era anteriormente un colegio. Desde 1984, aloja la sede del mayor centro por los derechos del colectivo de Nueva York, con un papel clave a la hora de defender también su salud y la estabilidad mental.

Las casas de los escritores James Baldwin y Audre Lorde, ambos activistas destacados, también recibieron la distinción.

“Estos nuevos seis edificios históricos se suman a nuestra designación del Stonewall, reconociendo algunas localizaciones fundacionales del activismo LGBTI en la segunda mitad del siglo XX”, explicó la presidenta de la Comisión, Sarah Carroll, de acuerdo con el comunicado público.

El portavoz del Consejo Municipal, Corey Johnson, quien es abiertamente gay y VIH positivo, también valoró la aprobación de esta medida, puesto que “estos lugares recuerdan la diversidad e interseccionalidad del movimiento por los derechos LGBT y supondrán excelentes adiciones a la lista de lugares históricos de la ciudad”.

EFE / Nueva York