La burbuja ya explotó en China

Construcción en China

Construcción en ChinaEn el mes de abril concluyó, los precios promedio de viviendas nuevas en toda China sufrieron una caída de un 6.1 por ciento, con respecto a igual etapa de 2014, según publica Spanish.China.org.

 

Según datos oficiales del Buró Nacional de Estadísticas (BNE), de 70 ciudades analizadas, en 48 se verificaron desplomes de precios de viviendas nuevas con respecto, incluso, al mes de marzo.

 

China mantuvo el ritmo de desaceleración durante los primeros cuatro meses del presente año, por lo que llego a su nivel más bajo desde mayo de 2009, debido a un retroceso del sector de construcción.

 

Mientras, los precios del fondo habitacional ya existente, no corrieron mejor suerte, pues en 34 de las 70 ciudades, cayeron también de un mes a otro.

 

Solo en cuatro urbes, los precios de los inmuebles nuevos no sufrieron cambios; mientras que en 18 ciudades, incluyendo Beijing, se evidenció una recuperación modesta con respecto a marzo, fundamentalmente debido a las políticas gubernamentales de apoyo.

 

Los chinos tienen el récord en levantar una torre de más de 50 pisos en 19 días.

Los chinos tienen el récord en levantar una torre de más de 50 pisos en 19 días.

Dichas políticas han restablecido ligeramente las ventas de viviendas en algunas de las principales urbes; pero no en zonas menos desarrolladas, donde los efectos de la caída de los precios no han podido evitarse, ni siquiera disminuirse.

 

Según estadísticas del propio BNE, el precio medio de la vivienda en las ciudades principales creció un modesto 1 por ciento en abril con respecto a marzo; pero en urbes de secundarias y terciarias, decreció en un 0,1 y un 0,3 por ciento, respectivamente.

 

En sentido general, el crecimiento de la inversión en el sector inmobiliario se mantuvo desacelerado en los primeros cuatro meses del 2015, situándose en su nivel inferior desde 2009, esencialmente gracias a un retroceso del sector de construcción.

 

Solo en el primer trimestre del año en curso, esta desaceleración sostenida del mercado inmobiliario y la caída de las exportaciones generada por la desigual recuperación económica mundial, han provocado una contracción del crecimiento de la economía china hasta un 7 por ciento, su nivel inferior registrado desde 2009.

 

La realidad constata que el mercado inmobiliario se mantiene debilitándose, y ello constituye un riesgo económico esencial para la nación asiática.