País Vasco fija en 35 metros cuadrados el mínimo de las viviendas

Foto: TurismoVasco.com

Las nuevas viviendas que se construyan en el País Vasco deberán tener una superficie mínima de 35 metros cuadrados, con habitaciones de al menos 10 metros y con terraza, además de poder adaptarse a las personas de movilidad reducida, según recoge el proyecto que el Gobierno vasco prevé aprobar antes de finales de este 2020.

El consejero de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda, Iñaki Arriola, presentó las líneas estratégicas del Decreto de Habitabilidad cuyo objetivo es mejorar los estándares de la vivienda, al tiempo que, una vez garantizados unos requisitos mínimos, “promover la máxima libertad en el diseño y construcción de los inmuebles, favoreciendo la innovación en la edificación”.

La norma de esta comunidad de España define las condiciones mínimas de las viviendas a construir y de las que se vayan a rehabilitar. Esto incluye “unas experiencias aprendidas durante el confinamiento, cuando nuestra casa ha sido nuestro refugio y también nuestro lugar de trabajo, de estudio y de ocio”, aseguró Arriola.

El decreto exige que la superficie mínima de las nuevas viviendas sea de 35 metros cuadrados útiles, “que son los que se consideran suficientes para acoger una cocina de 7 metros, un espacio de estar de 14 metros, una habitación de 10 metros y un aseo de 3,5 metros cuadrados” describió Arriola, quién insistió en que con esos mínimos se propone unos pisos más grandes que los actuales.

En estos últimos meses se evidenció la importancia de los espacios exteriores como terrazas y balcones y también la importancia de unas ciertas dimensiones en los dormitorios para, por ejemplo, poder teletrabajar o realizar actividades de ocio. Por ello, el decreto determinó que todos los pisos deberán disponer de una terraza de un mínimo de 4 metros cuadrados, con metro y medio de fondo, y con habitaciones de al menos 10 metros cuadrados.

El decreto plantea que todas las viviendas puedan ser adaptadas a las necesidades de las personas a lo largo de la vida y así se puedan reformar para hacerlas accesibles a quienes tengan problemas de movilidad o dependencia, debido al envejecimiento.

EFE / Bilbao