Perú blinda sus operaciones de compra inmobiliaria con nueva ley

Se calcula que el lavado de activos movió 4.352 millones de dólares en la década más reciente / Foto: Fondo Mi Vivienda

Ningún inmueble con un valor superior a los 3.870 dólares (unos 12.450 soles peruanos al cambio oficial) podrá ser cancelado en efectivo en Perú. Esta nueva medida viene a blindar por ley a las operaciones inmobiliarias del lavado de activos de actividades ilícitas como el narcotráfico o la minería sin permisos entrará en vigencia en los próximos seis meses.

La modificación de la legislación peruana obliga a que todos los pagos de las compras, las ventas y larenta de los departamentos y casas se haga a través de cualquiera de los métodos bancarios como: transferencias o depósitos en cuenta, cheques, tarjetas de débito o crédito, giros bancarios u órdenes de pago.

Esta iniciativa legislativa fue promovida por el congresista Gino Costa con el objetivo de que el rastro bancario permita identificar quiénes son las personas y las empresas involucradas en las operaciones del mercado inmobiliario y también en la compra de otros activos como los vehículos. El cálculo es que el lavado de dinero movió 4.352 millones de dólares (14.000 millones de soles) entre los años 2007 y 2017, de acuerdo con las estimaciones de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF).

El cambio de la ley también establece que los notarios y los registradores podrán negarse a realizar la validación de la operación inmobiliaria, si alguno de los clientes quiere realizar el pago con efectivo. La medida incluso atañe a los corredores de seguros que están obligados a proporcionar información a las autoridades.