Prisión japonesa de Nara reabrirá como hotel de lujo en 2021

Foto: Wikipedia

La prisión de Nara, la más antigua de Japón y declarada bien de interés cultural, abrirá sus puertas en 2021 como un nuevo hotel de lujo, en un proyecto pionero en el país que busca despojar a la ciudad de su imagen de destino turístico exprés.

El complejo comenzó a operar oficilamente en el año 1909 y está situado en la ciudad de Nara al oeste de la isla de Honshu, que es la mayor y principal del archipiélago japonés.

Esta antigua cárcel fue construida en ladrillo rojo y de estilo románico. Es la única prisión intacta entre las cinco que construyó el Gobierno Meiji (1868-1912), con el objetivo de modernizar las instalaciones penitenciarias del país tras su reapertura internacional.

Las instalaciones, que cuentan con una superficie de unos 106.000 metros cuadrados, fueron ampliadas en años posteriores hasta su estado actual y en 1946 comenzó a usarse como prisión juvenil, una función que mantuvo hasta su cierre en 2017, cuando las autoridades comenzaron a buscar operadores para reinventar el complejo.

El proyecto se les asignó a la cadena hotelera Hoshino Resorts y todavía está en un estadio muy temprano y quedan muchos detalles por decidir, aunque la fórmula escogida es un hotel de lujo, lo que permitiría recuperar los costes de renovación y generar ganancias.

“Aunque la renovación es una necesidad, haremos todo lo posible para mantener sus características especiales”, dijo la portavoz de Hoshino Resorts, Catherine Peng del departamento de comunicación, quien también aseguró que “el arquitecto pretende preservar las instalaciones, al ser un inmueble tan icónico y valioso”.

Hoshino Resorts reconoció que convertir una prisión con más de 100 años de historia en un hotel “podría ser un desafío” tanto por su pasado como por su valor patrimonial, pero expresó que la cadena se siente emocionada por “la gran oportunidad para mejorar el turismo de Nara”.

EFE / Tokio