¿Qué es el I-Buying que viene en crecimiento en los EEUU?

Foto: Cosmic Timetraveler / Unsplash

Cuando aparecieron los primeros portales online de compra y venta de propiedades, los corredores inmobiliarios insistieron en que la recomendación de un experto en su mercado no tenía punto de comparación. Ahora, en cambio, hay cada vez más inmobiliarias y agentes interesados en aprender cómo sacarle provecho al gran volumen de datos para ofrecer una competencia al I-Buying, en especial, en los Estados Unidos.

El I-Buying es una tendencia de venta instantánea de las propiedades, que permite acortar los tiempos de venta y que le ahorra al vendedor los meses de espera hasta encontrar al comprador perfecto. Es una tendencia basada en un algoritmo que analiza y cruza variables como el espacio de un inmueble, la cantidad de habitaciones, el año de construcción del edificio, el récord de delitos en el vecindario y las proyecciones de locales comerciales cercanos, para fijar el precio estimado de venta de una determinada propiedad.

Este análisis tan amplio le brinda un diferencial para tener una evaluación más óptima del precio de compra y le permite a los vendedores de los inmuebles evitarse complicaciones en el camino hasta cerrar la operación como crear un anuncio de venta, las jornadas de mostrar el inmueble o incluso, el tiempo invertido en hacer las reparaciones que hagan falta en la casa.

I-Buying es una nueva tendencia que utiliza el llamado mundo del “Big Data” y que ya es la responsable de 7% de las ventas realizadas, hasta finales de abril pasado en el mercado de Phoenix en el estado de Arizona. Sin embargo, esta no es la única ciudad estadounidense que la utiliza.

Opendoor, que se anuncia bajo el eslogan de “vende tu casa en el minuto en que estés listo”, es la plataforma inmobiliaria líder en esta modalidad y opera en 20 ciudades de los Estados Unidos. La lista incluye a Phoenix y Tucson (Arizona), Orlando, Tampa y Jacksonville (Florida), Los Ángeles, Sacramento y Riverside (California), Las Vegas (Nevada), Dallas, Fort-Worth, San Antonio, Houston y Austin (Texas), Denver (Colorado) y Atlanta (Georgia). Para el cierre del año pasado, Opendoor había comprado más de 11.000 propiedades.