Refugios nucleares en los Estados Unidos atraen a un río de compradores

Foto: YouTube

Desde dispensarios de marihuana medicinal, bodegas para vinos y refugios de supervivencia hasta un restaurante y bar subterráneo, los silos de misiles nucleares ahora son un negocio inmobiliario que, cada vez más, atrae a excéntricos compradores que buscan un sitio fuera de lo común en los Estados Unidos.

Cuando Grant Hampton inició su carrera en bienes y raíces nunca imaginó vender las estructuras subterráneas que sirvieron como resguardo de misiles nucleares durante la época de la Guerra Fría, y que ahora están en el mercado por 500.000 dólares.

“Siempre los he encontrado fascinantes y cuando comencé mi carrera nunca imaginé que estaría enlistando uno y mucho menos que vendería tres”, dijo a EFE Hampton, agente de Realty Executives Tucson Elite.

Estos peculiares sitios despertaron el interés tras la venta en noviembre del primer subterráneo militar ubicado al este de Picacho Peak, en Arizona, y que alguna vez albergó un misil nuclear Titan II, los que formaron parte del programa de misiles entre los años 1963 y la década de 1980.

Estos resguardos militares quedaron abandonados bajo la tierra árida del desierto de Arizona durante años, algunos de ellos con su estructura original con muestras corrosión y deterioro a causa del paso del tiempo. El agente dijo que cada cliente tiene ideas distintas y sorprendente en cuanto al uso inmobiliario que desean darle a los silos.

Imágenes antiguas de los 18 silos que se encuentran en el sur de Arizona muestran instrucciones garabateadas en la pared, maquinaria militar, datos de mantenimiento, así como publicidad de misiones como “Under the Desert” que se hizo entre los años 1962 y 1984.

Hampton aseguró que son lugares seguros para vivir “pero requieren trabajo y limpieza. Uno de los pasos principales sería restaurar la ventilación y eliminar cualquier peligro potencial debido a los años en que se construyeron los sitios, que pueden tener pintura a base de plomo y asbesto”.

Durante la Guerra Fría, Estados Unidos contaba con más de 50 sitios de misiles Titan II, casi la cuarta parte de ellos ubicados en el sur de Arizona, la mayoría adquiridos a través de compras privadas, pero solo uno logró recoger la historia de estos complejos al transformarse en The Titan Missile Museum, en Green Valley, al sur de Tucson (Arizona).

EFE / Arizona / Beatriz Limón