Trump perdió el nombre y el control de un hotel en Panamá

La inmobiliaria Trump anunció que contrademandara en el caso / Foto: Archivo

El conglomerado inmobiliario del presidente estadounidense, Donald Trump, sufrió una derrota judicial en Panamá y se vio obligado a abandonar un lujoso hotel de la capital panameña que administraba desde 2011, tras meses de disputas comerciales con los nuevos propietarios del edificio.

Los nuevos propietarios de la torre Trump, una imponente estructura con forma de vela desplegada que alberga un lujoso hotel y cerca de 300 apartamentos, explicaron que la comitiva judicial acudió al edificio para notificar a los empleados de Trump que tenían que irse y abandonar la gestión del mismo.

“Como se han dado cuenta, esto es una mera batalla comercial que simplemente se ha salido de control. Esta disputa se ha solucionado gracias a que los jueces han enviado a las autoridades del país”, dijo a los periodistas el empresario chipriota Orestes Fintiklis, gerente del fondo de capital privado Ithaca Capital y dueño mayoritario del edificio.

La Organización Trump, sin embargo, negó horas después en un comunicado difundido en Panamá haber perdido definitivamente el control del hotel y dijo que “deberá ser indemnizado por daños y perjuicios, costas y otros gastos producto de las acciones tomadas”.

Representantes del Juzgado Segundo del Circuito Civil de Panamá se presentaron en el lobby del edificio, acompañados de un dispositivo policial con 15 agentes, que terminó por desalojar a los empleados de la inmobiliaria Trump. Ni el Órgano Judicial de Panamá ni la Fiscalía del país centroamericano ofrecen aún declaraciones sobre el caso.

La disputa

La ardua batalla entre la Organización Trump e Ithaca comenzó en 2017, cuando el fondo de inversión adquirió el complejo y decidió despedir al emporio del mandatario estadounidense de la administración del mismo.

Ithaca prescindió de la Organización Trump por presuntas malas prácticas financieras, pero el conglomerado impugnó el despido en un tribunal de Nueva York, que sigue con el caso abierto. La Organización Trump, que nunca ha sido dueña del edificio, firmó hace una década un contrato con el desarrollador del proyecto para administrar la torre hasta, al menos, el año 2031.

El pasado 23 de febrero Fintiklis, en otro proceso distinto al que se dirime en los EE.UU, denunció ante la Fiscalía panameña a varios trabajadores del hotel por “usurpación” de la propiedad, por negarse a aceptar que habían sido despedidos y por impedirle la entrada al complejo.

“Panamá demostró tener instituciones estables, seguridad jurídica y un marco legal respetuoso con los inversionistas. Hoy cada uno de los inversionistas internacionales que han invertido en este país deben sentirse seguros”, añadió el empresario chipriota.

Dos operarios de la nueva administración del hotel arrancaron el apellido del presidente estadounidense del letrero en el que hasta ahora se podía leer “Trump Ocean Club International Hotel and Tower”. El emblemático letrero, de granito negro con grandes letras plateadas, se encontraba en una calle de un exclusivo barrio de la capital panameña y era fotografiado habitualmente por multitud de turistas.

La retirada del nombre “Trump” del rótulo escenifica el desenlace de una disputa comercial, que en las últimas semanas adquirió tintes un tanto esperpénticos y que acaparó la atención de medios de comunicación de todo el mundo.

La hasta ahora torre Trump, que también cuenta con un casino, varias piscinas y un spa, fue inaugurada en 2011 con bombos y platillos por el ahora presidente estadounidense y hasta ahora era el único hotel de la Organización Trump en Latinoamérica.

EFE/ Ciudad de Panamá

Comments are closed.