Usarán rayos X para encontrar pintura de plomo en casas de Nueva York

Foto: Earth Trekkers

Nueva York anunció que 135.000 viviendas públicas serán revisadas con rayos X, en busca de pintura con plomo, después de que más de 1.000 niños que viven en estos apartamentos hayan registrado niveles peligrosos de este mineral en la sangre.

El alcalde neoyorquino, Bill De Blasio, presentó este plan en una rueda de prensa. Esta operación supondrá el examen de entre 5.000 y 7.000 viviendas públicas cada mes hasta su finalización en 2020, con un coste total de 88 millones de dólares.

“Nueva York ha reducido el número de niños expuestos al plomo en 90% y ahora finalizaremos esta misión”, afirmó De Blasio, que pretende con este programa convertir a Nueva York en “la gran ciudad más sana y justa de Estados Unidos”.

De los 175.000 apartamentos en posesión de la Autoridad de Vivienda de Nueva York (NYCHA, por sus siglas en inglés), 135.000 serán sometidos a la revisión con equipos de rayos X portátiles, ya que fueron construidos antes de la prohibición federal en 1978 del uso de pinturas con base de plomo.

Además, se priorizarán para su control aquellos inmuebles en donde residan niños de hasta seis años, la edad exigida a los caseros para el control regular de las viviendas con pintura a base de plomo.

El alcalde avanzó la intención de realizar estos exámenes en julio de año pasado, después de que la fiscalía federal demandara a la urbe alegando que los ejecutivos de la NYCHA habían mentido acerca del cumplimiento de los test contra plomo establecidos y, además, habían encubierto hasta qué punto era un problema.

En dicho documento, también se alegaba que las viviendas públicas presentaban malas condiciones de habitabilidad debido al moho y otros peligros.

La demanda fue archivada en enero después de que De Blasio acordara con las autoridades un control federal sobre el cumplimiento de las condiciones, así como una financiación para la Autoridad de Vivienda de 2.200 millones de dólares del presupuesto neoyorquino durante la próxima década.

EFE / Nueva York